Teotihuacán y el misterio de sus pirámides


Situada en México, Teotihuacán es por su condición de ciudad prehispánica, patrimonio de la Humanidad producto de albergar allí las pirámides, monumentos que después de 2000 años siguen encerradas en un halo de misterio interesante que aún hoy día no se ha podido descifrar, a pesar de la ciencia y sus avances. 

Culturas ancestrales y misteriosas 

Uno de sus primeros misterios tiene que ver con su nombre, hay estudios que indican que Teotihuacán fue colocando por los propios aztecas cuando en sus andares descubrieron la gran ciudad que tenían al frente; haciéndolo como referencia a que lo encontrado era donde habitaban los Dioses, por tanto ese vocablo se puede traducir como “lugar de los Dioses” o “donde se hacen los Dioses”.

La otrora gran ciudad, y ahora el sitio arqueológico más frecuentado por los turistas del mundo y del propio México, tiene lo que se puede catalogar como un segundo misterio, se trata de su proceso de construcción el cual se plantea en una primera instancia a comienzos de una centena de años Antes de Cristo, pero existen estudios de que fue mucho antes, pues los procesos para movilizar los materiales para las construcciones de estos asentamientos están muy alejados.

Por otro lado las expediciones hechas a la gran ciudad y sus estudios indican que los dominios del imperio se extendieron por más de 700 años en toda esa zona  ya descubierta en los años pertenecientes al siglo XIV y que según los datos arqueológicos llegaron a otras tierras que hoy por hoy son países que forman en gran parte la América Central como Guatemala, Honduras entre otras.

Un tercer misterio está relacionado con los registros escritos de su existencia, no hay, o por lo menos no se ha descubierto todavía, algún elemento que de indicios de ello, sin embargo existen presunciones de que su procedencia está vinculada con el Valle de Anáhuac, una ciudad ubicada muy cerca de Teotihuacán; deducción que se maneja a raíz de que mucho de los elementos utilizados para su construcción fueron encontrados  también allí. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *