La formación profesional ante una franquicia


Los titulares deben tener un alto grado de confianza en su capacidad para dirigir la franquicia y generar beneficios. La formación profesional contribuye a este objetivo generando confianza en sí mismo. El concesionario debe desarrollar un programa de formación profesional e insistir en que se siga con rigurosidad.

En teoría, el titular de la franquicia sería llevado a la sede central del concesionario para su formación profesional, realizando un gran número de actividades reales. A la formación dentro del establecimiento puede sumarse a continuación la adquirida en la oficina central, si bien los preparadores del concesionario también deberían prestarle ayuda una vez esté en su propio local.

Específicamente, la formación profesional del titular de la franquicia debería incluir:

  • Cuestiones de negocios: beneficios, acuerdo de franquicia, concesionario de la misma, consideraciones legales.
  • Márketing: relaciones con el cliente, comercialización, publicidad, apertura.
  • La producción: realización de pedidos de equipos y suministros, medidas sanitarias, procesado de los productos, control de inventario.
  • Financiación: funciones de teneduría de libros, registro de efectivo (cuando sea conveniente), desembolsos en efectivo, depósitos bancarios, salarios, grupos, contratos de arrendamiento).
  • El personal: reclutamiento de personal, selección, formación profesional, motivación, consideraciones legales.

Es de gran importancia resaltar que la concesión de franquicias es un método altamente comprobado para que la mayoría de las empresas puedan aumentar las ventas y los beneficios con una mayor rapidez mediante el crecimiento interno.

Aunque en la actualidad ya se realizan muchas actividades por medio de franquicias, el potencial de nuevos concesionarios sigue siendo elevado. Sin embargo, muchos concesionarios no tienen éxito, ya que no investigan ni planifican minuciosamente la concesión de franquicias.

La formación profesional influye, también para lograr el éxito, tanto el concesionario como el titular deben estar convencidos de que la relación funcionará de forma ventajosa para ambos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *