Menu
0 Comments

Cómo construir un drenaje francés

Un drenaje es una construcción simple pero muy útil que se usa para drenar el agua en jardines o sótanos. El asunto es muy simple y solo requiere un poco de organización, contar con las herramientas adecuadas,  los materiales necesarios para ello y un poco de conocimiento en el área de bricolaje. Lo más importante son las ganas de hacer un trabajo bien hecho en casa.

Planifica tu obra

Debe verificarse la seguridad antes de excavar, es importante saber si bajo tierra existen acometidas eléctricas o instalaciones subterráneas que puedan generar peligro a la hora de la excavación. Consulta con las oficinas de catastro de tu comunidad para conocer si el espacio a construir el drenaje francés es apto. Debes estar seguro que la ruta del drenaje no atravesará paredes, postes eléctricos, raíces o arbustos.

Algunas municipalidades tienen normas en cuanto a la perforación o excavación del terreno así sea el de tu propia casa. Puede que requieras de un permiso especial para poder hacer movimientos de tierra en tu localidad, y más si con ello incómodas a tus vecinos y transeúntes, el no estar al tanto de esta información puede terminar acarreando demandas en tu contra.

Busca la inclinación adecuada

La forma correcta de hacer el drenaje es dejando un poco de desnivel desde el centro del problema hasta un sitio donde el agua pueda correr sin contratiempos. Si no hay una inclinación natural, debes cavar para crearla, se recomienda la inclinación de un grado para que el drenaje sea efectivo.

Traza o demarca la ruta de la zanja con cal o pintura para orientarte en el espacio de trabajo. Coloca guías con madera para calcular la inclinación, si no logras hacer este paso puedes buscar ayuda en un topógrafo.

Herramientas en mano

Con los niveles trazados y toda la planificación lista, llegó la hora de cavar nuestro drenaje. Recuerda que necesitarás una malla permeable para jardín, un tubo de pvc perforado (el grosor dependerá de la cantidad de agua que se acumula) grava para drenaje y una pala si piensas hacer el trabajo manualmente.

Cava la zanja siguiendo las líneas de cal o pintura que dibujamos en la planificación, la profundidad de la zanja en promedio es de 60 centímetros por 15 de ancho, debes tener en cuenta que mientras más ancha la zanja mayor será la cantidad de grava para rellenar la misma. Asegúrate que la profundidad sea la indicada para mantener el desnivel.

Lista la zanja forra el agujero con la malla permeable, pon el fondo de esta de cinco a siete centímetros de grava. Coloca el tubo de pvc perforado con los agujeros hacia abajo, esto ayudará a drenar mejor el agua. Agrega más grava sobre el tubo y tapa completamente con la malla permeable, así se evitará que entren desechos y tapen el drenaje.

Finalmente llena la zanja con tierra, sobre esta puedes dar la terminación que desees, unos bloques para césped o piedras decorativas son una buena opción para lograr una mejor estética del jardín. Más información en: Commercial Remodeling.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *